El hotel

Toda una alquería por vivir
En la Alquería de Vilches, antigua casa de labor, restaurada como hotel con encanto, podrás disfrutar de un paisaje típico de la huerta valenciana, próximo al mar y al Parque Natural de la Albufera.
En la Alquería de Vilches, antigua casa de labor, restaurada como hotel con encanto, podrás disfrutar de un paisaje típico de la huerta valenciana, próximo al mar y al Parque Natural de la Albufera.
La Alquería está situada en la huerta de Valencia, cerca del lago de la Albufera y a cinco minutos de la playa. Es un edificio de dos plantas, cuya puerta de media punta se abre para recibir al cliente e invitarle a entrar en un gran espacio abierto, en el que se ubica la recepción, una amplia zona de estar, con un ambiente acogedor y relajante, el restaurante de invierno, con vistas al patio central, y los baños comunes.
La Alquería está situada en la huerta de Valencia, cerca del lago de la Albufera y a cinco minutos de la playa. Es un edificio de dos plantas, cuya puerta de media punta se abre para recibir al cliente e invitarle a entrar en un gran espacio abierto, en el que se ubica la recepción, una amplia zona de estar, con un ambiente acogedor y relajante, el restaurante de invierno, con vistas al patio central, y los baños comunes.
El hotel consta de 12 habitaciones distribuidas en dos plantas, siete de ellas alrededor del patio, donde se fusionan las tonalidades del Mediterráneo y de los arrozales que la rodean.

Un paisaje singular que hay que visitar en las distintas estaciones para apreciar los cambios que se producen en el cultivo del arroz, elemento distintivo de la zona.

El hotel consta de 12 habitaciones distribuidas en dos plantas, siete de ellas alrededor del patio, donde se fusionan las tonalidades del Mediterráneo y de los arrozales que la rodean. Un paisaje singular que hay que visitar en las distintas estaciones para apreciar los cambios que se producen en el cultivo del arroz, elemento distintivo de la zona.
El hotel consta de 12 habitaciones distribuidas en dos plantas, siete de ellas alrededor del patio, donde se fusionan las tonalidades del Mediterráneo y de los arrozales que la rodean. Un paisaje singular que hay que visitar en las distintas estaciones para apreciar los cambios que se producen en el cultivo del arroz, elemento distintivo de la zona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR